GGPLOT2     HEALTH     R     EMISSIONS     STATISTICS     GIS   WRF Open Air Air Pollution  

jueves, 18 de octubre de 2012

Meningitis Meningocócia: Información MINSAL Semana 41 + y Como Prevenirla

Es conocido por la ciudadanía la alta incidencia de este año de la Meningitis Meningocócica, y ahora entregaré la información oficial de Epidemiología del Minsal.

En lo que va del 2012, y para una edad de máximo 60 meses, el 48% de los casos se concentra en los menores de 9 meses de edad. Además, se aprecia como la letalidad (muertos / enfermos)  han aumentado de un 13% el 2010, 15% el 2011, a un 21% en o que va del 2012! y en USA la letalidad varía entre 10-15%.

Esta información es grave (sin ser especialista), por lo tanto es importante recordar la forma de prevenir la aparición de enfermedad:


Prevención

Todos los familiares y contactos cercanos (especialmente en ambientes escolares y hospitalarios) de personas con este tipo de meningitis deben iniciar terapia antibiótica tan pronto como sea posible para evitar la propagación de la infección. Pregúntele al médico al respecto durante la primera visita.
Tan pronto como se haga el diagnóstico del primer caso, se debe estar alerta a la aparición de signos preliminares de la enfermedad en contactos cercanos que comparten la misma casa, escuela o guardería. Practique siempre buenos hábitos de higiene, como lavarse las manos antes y después de cambiar pañales o después de usar el baño.
Las vacunas son efectivas para controlar las epidemias y actualmente se recomiendan para:
  • Estudiantes universitarios en su primer año que están viviendo en residencias de estudiantes
  • Individuos que prestan el servicio militar
  • Viajeros que van a ciertos lugares del mundo

Meningitis Meningocócica: Para prevenir la enfermedad se recomienda mantener un buen estado de salud; mantener un buen estado de higiene bucal y personal; mantener una buena higiene del hogar, lavarse las manos frecuentemente, cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar; evitar el intercambio de saliva a través de chupetes, mamaderas,  juguetes u otros utensilios que los niños se lleven a la boca; ventilar diariamente la ropa de cama y las habitaciones; mantener una temperatura corporal adecuada, evitando enfriamientos y resfríos; evitar permanecer en lugares hacinados y mal ventilados.